La prohibición de exportar determinados cortes de carne vacuna seguirá hasta diciembre, con el objetivo de engrosar la oferta en el mercado interno y así contener los precios. Hay escepticismo en carniceros y productores sobre la efectividad de la medida, sumada a la preocupación de los ganaderos por la situación del sector. Coinciden en que en general, no hubo grandes variaciones. No obstante, admiten que el cierre puso al alcance del consumidor cortes de animales más grandes que, en general, se exportan y algunas carnicerías ofrecen entre $500 y $700 el kilo de asado. La concentración de la faena, un problema del que se habla poco.

Publicado en Actualidad