Miércoles, 22 Agosto 2018 21:21

Trabajo Social: facultad tomada contra el ajuste

Escrito por Río Bravo

Estudiantes de la facultad de Trabajo Social de la Uner iniciaron una toma por tiempo indeterminado de la casa de estudios en el marco del reclamo por la crítica situación presupuestaria que atraviesan las universidades públicas de todo el país.

Producto de esta situación, las clases no comenzaron normalmente en 57 universidades públicas, producto de un fuerte estado de movilización de todos los claustros académicos, incluyendo los docentes que cerraron el primer cuatrimestre sin haber logrado un acuerdo salarial y aún permanecen en ese estado, ya que el Gobierno limita su oferta al 10,5 por ciento, muy lejos del 30 por ciento de inflación proyectada para 2018.

“En este contexto de ajuste, de avanzada neoliberal, de retroceso en políticas universitarias inclusivas, de recorte al sistema de ciencia y técnica, de avance hacia la mercantilización de la educación, el movimiento estudiantil ha decidido no permanecer indiferente y por el contrario ser protagonista en la disputa por construir la Universidad que soñamos”, expresaron los estudiantes de Trabajo Social al expresarse sobre los motivos de la toma.

En el pliego de reivindicaciones, que incluye una diversidad de demandas, plantean:
- Anulación del acuerdo con el FMI que implica ajuste y represión.
- Presupuesto genuino para la Educación, ciencia y tecnología.
- Derogación de la Ley de Educación Superior menemista y la injerencia de la CONEAU en los planes de estudio y todos los organismos externos de la Universidad. Vamos por una autonomía real.
- Reapertura y discusión paritaria de lxs trabajadorxs docentes y el personal administrativo y de servicios frente a la irrisoria propuesta del gobierno nacional. 
- Exigimos políticas Universitarias que garanticen el ingreso, permanencia y egreso de lxs estudiantes en la Universidad Publica. Queremos becas de estudio sin prestación de servicio
- Exigimos el cese de la flexibilización laboral que la Universidad ejerce sobre estudiantes a través de las becas de formación. En su lugar exigimos que sean considerados trabajadorxs. 
- Queremos que la Universidad garantice el acceso al material de estudio, y mayor presupuesto para comedores universitarios. 
- Pedimos el reconocimiento de lxs trabajadores de las fotocopiadoras y de comedor como tales.
- Rechazamos el Plan Maestro que implica la mercantilización de la educación, la destrucción de las carreras de grado y la pérdida de autonomía. Y también la incorporación de la UNER al sistema de reconocimiento de trayectorias académicas.
- No al recorte de incumbencias profesionales. Rechazo a la Resolución 1254/18.
- Seguimos luchando por el boleto estudiantil universal gratuito. Exigimos políticas de vivienda y regulación de alquileres. Que lo garanticen los gobiernos municipales, provinciales y nacional.
- Porque queremos una universidad feminista y laica es que exigimos la celeridad en el tratamiento de las denuncias por violencia y el acompañamiento a las compañeras violentadas 
- Rechazamos el congelamiento y los criterios meritocráticos de ingreso al PROGRESAR, debido a que significan mecanismos de exclusión de la universidad pública.
- Rechazamos el desmantelamiento del programa PODES (Políticas de Discapacidad para Estudiantes universitarios). Exigimos presupuesto genuino para garantizar accesibilidad física, académica y comunicacional en las Universidades. Asimismo rechazamos el recorte al Programa de Entrenamiento Laboral que afecta directamente a lxs usuarios del Hospital Escuela de Salud Mental, entre ellxs lxs trabajadores del Buffet “El Entrevero”.
- Solidaridad con lxs trabajadores del CONICET que no son reconocidos como tales.
- Exigimos al rector y al consejo superior la convocatoria inmediata de una Asamblea Universitaria para discutir la emergencia y avanzar hacia la democratización.