Lunes, 28 Agosto 2017 00:05

Santa Elena: exigen soluciones, cansados de dar clases bajo un árbol

Escrito por Santiago McYntire

Estudiantes del Instituto de Estudios Superiores de Santa Elena (IESSE) reclaman por algo muy básico, que no pareciera tener la misma importancia para las autoridades municipales y provinciales. Piden “estudiar en condiciones dignas”. Simplemente tener un aula porque, dando clases abajo de un árbol, pierden jornadas de estudio cuando llueve o por el frío en invierno y la opción restante es amontonarse en un pasillo, con alumnos sentados en el piso. 

Una vez más, los discursos oficiales sobre la importancia de la educación para el desarrollo de la provincia y el país caen en saco roto cuando se trata de pasar de las frases de atril a los hechos concretos.

En el año 2.000 comenzaron a dictarse en Santa Elena carreras de nivel superior, como anexo del colegio General Manuel Belgrano, hasta que en 2.005 se creó el Instituo de Estudios Superiores de Santa Elena (IESSE), que depende del Consejo General de Educación (CGE) de Entre Ríos y donde se cursan tres profesorados (Educación física, Inglés y Biología) y la tecnicatura en Turismo.

Desde su fundación, el instituto funciona en antiguas viviendas de lo que supo ser el Barrio Inglés de Santa Elena (actualmente Barrio Sur), donde residían los jefes del viejo y monumental frigorífico, hace tiempo venido a menos.

El Municipio, propietario actual, fue cediendo viviendas al IESSE en calidad de préstamo y, con el crecimiento de la matrícula, se acondicionaron y agreganron otras viviendas al dictado de clases hasta llegar a las tres actuales.

Daniela Cabrera, docente de los profesorados de Educación Física y Biología, contó a Río Bravo que el instituto creció mucho desde su creación y hoy asisten unos 500 alumnos distribuidos en las cuatro carreras y provenientes de varias localidades entrerrianas e inclusive de otras provincias, como Corrientes.

Reclamos urgentes y soluciones de fondo

Cabrera sostuvo que para el dictado de las cátedras que tiene a cargo, hay días y horarios en los que no tiene dónde dar clase. 

La rectora, Alba Gamarra, viene gestionando la firma de un comodato del lugar hace años: “Inclusive el CGE dictó una resolución para pedir al municipio de Santa Elena la firma del comodato pero nunca se consiguió”, lamentó. Por eso siguen funcionando en calidad de préstamo.

La respuesta del Gobierno municipal es que ya está en trámite la construcción de un nuevo edificio, pero los docentes y estudiantes necesitan una solución ahora: "Estamos sólo en papeles y para eso van a pasar 15 años. En este momento tenemos 500 estudiantes y necesitamos no sólo la construcción de un espacio nuevo sino que se nos habiliten espacios dignos para poder dar clases y no hacerlo debajo de los árboles”.

Lo de dar clases abajo de los árboles no es una exageración. La foto que ilustra la nota no deja margen para la duda. No son estudiantes de picnic el día de la primavera, es una clase de la cátedra Sujeto de la educación en diferentes contextos y modalidades, dictada por la docente consultada por este cronista que, ante la incredulidad que sugiere la repregunta, insiste: “Yo he dado clases debajo de los árboles cuando está lindo el tiempo. A veces nos metemos en aulas chiquitas, con chicos sentados hasta en los pasillos”.

El reclamo en la calle (respuestas y excusas)

El jueves pasado, los alumnos se movilizaron. La acción fue motorizada por la falta de respuestas a una serie de notas enviaron al intendente Silvio Moreira, el Concejo Deliberante y hasta al gobernador Gustavo Bordet. 

Ante esa situación, con sus propias manos, habían empezado a acondicionar una vivienda invadida por la maleza pero cuando volvieron de las vacaciones la municipalidad estaba refaccionando esa misma propiedad para utilizar como oficinas: "Para los chicos fue un impacto muy grande".

La marcha al municipio fue para pedir por esas aulas que necesitan “y no sólo en la construcción del edificio, porque faltan tres meses de clases y esto se dilata”. El secretario de Gobierno de la Municipalidad de Santa Elena, Guillermo Vega, se comprometió a concurrir el lunes a las 10:30| ante el pedido de los estudiantes para que vaya a ver las condiciones en las que dan clases y allí se firmaría un acuerdo para que se habilite un aula en breve. 

Pasarse la pelota

Sin la firma del comodato que exigen (un derecho de uso por un tiempo determinado), las condiciones institucionales y de estudio son muy precarias. No sólo por la falta de espacio actual sino porque si el municipio decidiera disponer de las instalaciones para uso propio podría hacerlo y dejar al IESSE sin espacio para funcionar, más allá del costo político que implicaría.

Pero ante la parálisis y la falta de respuestas del Municipio, el Gobierno provincial no hace otra cosa que deslindar responsabilidades, como si su posibilidad de acción se limitara a gestionar el comodato ante un municipio que no brinda soluciones y sin proponer alternativas para una casa de estudios que, en definitiva, depende de su responsabilidad. 

La prioridad de la educaciónd es esa para los gobiernos de turno, en Santa Elena y en Entre Ríos, la que muestran con sus (in)acciones. Y sólo la comunidad movilizada logró llamar la atención de quienes, mientras pueden, recurren a las excusas para no llevar a los hechos lo que tan bien suelen decir en los discursos. 

Publicada por Río Bravo el 27 de agosto de 2017.

Modificado por última vez en Lunes, 28 Agosto 2017 02:52

1 comentario

  • Enlace al Comentario Norma Miércoles, 30 Agosto 2017 13:49 publicado por Norma

    Al Gobierno le falta un "lector de la realidad"---Me voy a fijar en Mercadolibre...

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.