Más de 2000 pibes asesinados por gatillo fácil desde que volvió la democracia. Y más de 300 durante este Gobierno. Hugo, Lautaro, Maximiliano y Damián eran jugadores de fútbol cuando un policía los mató.

 “El fútbol no escapa a los estereotipos que la cultura patriarcal capitalista ha impuesto”, afirma el autor de la nota, quien entre otros aspectos analiza el rol de los medios y de los clubes en los hechos de violencia.   

El 26 de diciembre por la noche los senadores entrerrianos dieron media sanción, a un proyecto de ley que regula el uso de “fitosanitarios” en nuestra provincia. Esa es la noticia que todos conocemos, que los medios han replicado y que muchos miran de reojo sin entender bien de qué se trata.

Los de la foto son Dani y Coca. Los de la foto son raíz. Y también son un pedazo del corazón de ese pueblo que protagonizó las jornadas de aquel 19 y 20 de diciembre de 2001. Son de aquellos primeros integrantes que se fueron sumando a la Corriente Clasista y Combativa en Paraná, allá en la prehistoria del kirchnerismo. 

La semana en la que se cumple un mes de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, arrancó con un sicario y cinco balazos. Ahora el debate pasó a ser si en las escuelas se puede o no reflexionar al respecto. El gobierno nacional, los “usos políticos” y distintos modos de entender “la grieta”.

La propuesta fue lanzada en la tarde del sábado, a través de la plataforma change.org. Está dirigida "al juez de la causa" y al "coordinador de la Unidad Fiscal de Gualeguaychú".

Allá, adonde no se ve. Allá estaba el cuerpo de Susana, cubierto por el monte de espinillos que se cierne sobre el camino que baja de la calle del Arroyo El Cura; a 50 metros del puente. Ahí donde los vecinos desconsiderados van a tirar las bolsas de basura, en las inmediaciones de ese camino de barro y desidia, ahí estaba la mujer que apenas vivió 38 años y que ejercía, con alegría, la maternidad de cuatro hijos hermosos.

El niño tiene 10 años y dejó de ser niño porque robó, o al menos así definen este bruto pasaje de la niñez a la adultez los adultos que lo golpean en manada, haciendo que la sangre de la nariz ahogue al niño por la boca hasta casi no lograr el respiro. Así va a aprender, vociferan los grandes, en una suerte de pedagogía de la violencia.

El represor Miguel Etchecolatz descrito por su hija. Violencia doméstica en manos de quien formó parte de lo más nefasto de la violencia estatal durante la última dictadura. Nefasta coherencia de uno de quienes hoy buscan su propia “reparación histórica”.