Viernes, 16 Febrero 2018 08:15

Apuntes sobre el Salario Mínimo Vital Inmóvil

Escrito por Luis Alberto Fernández

Equilibrando el agobio del verano, el escenario económico social ha transitado el primer mes del año replicando un ámbito de sofocación similar. Entre la suba del dólar, su traslado a precios, aumentos de tarifas, avances en la conculcación de derechos o medidas para profundizar la distribución regresiva del ingreso, enero fue desgranando sus días.

. El escenario alterna entre el montaje mediático y la cruda realidad. Resulta increíble leer ciertas notas en los medios, destacando que el salario informal ha mejorado su ingreso, más que el salario de los trabajadores formalizados; o que la tasa actividad ha aumentado en base a la inscripción de monotributistas (que en muchos casos realizan tareas de empleados despedidos), nada refieren que ha bajado la tasa de ocupación en la industria. Poco hablan del déficit de la balanza comercial en 2017, que acumuló 8.471.000.000,00 millones de dólares (INDEC-ICA-Dic 2017), unos, $ 169.000.000.000,00; resultado de la importación que ataca el directamente la generación de trabajo en el sistema productivo. El montaje no puede confundir la concreta realidad, cada uno de esos datos encaja perfectamente en otros; el “ahorro” del despojo a los jubilados, el techo porcentual para la discusión salarial, el aumento tarifario, la desfinanciación de la seguridad social, la bicicleta de las LEBAC, el endeudamiento continuo, el récord de la bolsa en 2017 en base al crecimiento de las empresas de energía, etc. Todo es el efecto de la lógica gerencial aplicada al estado, todo lo que eroga socialmente es pérdida, todo lo que el estado libera es ganancia (para pocos, para muy pocos).

En el set mediático es común ser espectador de las recurrentes justificaciones sobre los efectos del “reformismo” o ajuste permanente. Por supuesto que cada una de esas referencias, se realizan dentro un discurso común sobre política mediado por lo pasional, citando algún dato aislado sobre diferentes temas se pretende convencer al espectador de las bondades de lo actuado. Sin embargo, siempre ronda la sensación que deja la falacia, cuando la retórica no se concilia con la realidad. Uno de los temas sobre los que se habla por ejemplo, es el de la mejora del Salario Mínimo Vital y Móvil el cual se sugiere tomar como referencia para el ajuste de los haberes, en algunos casos.

Sobre el mismo los voceros del gobierno destacan, que ha aumentado más que en períodos precedentes, y que esto habla precisamente de su vocación de atender la demanda de los quienes menos ganan. El Salario Mínimo Vital y Móvil – a manera de cita de lo ya sabido - es una de las garantías constitucionales que establece el artículo 14 bis. De acuerdo a la Ley de Contrato de Trabajo; es la menor remuneración que debe percibir un trabajador sin carga de familia por su jornada legal de labor, el deberá asegurar alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión. Una justa definición que se torna en extremadamente inalcanzable, en la medida que el trabajador constituye su familia.

Lo cierto al respecto, es que durante el año 2017 se emitió la Resolución 3-E del Consejo Nacional del empleo, la Productividad y el Salario Mínimo Vital y Móvil, del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social; por la cual se estableció la actualización del SMVM en tres tramos; a partir de julio se fijó su valor en $ 8.860,00, para enero de 2018 su moto se estipuló en $ 9500,00 y desde julio 2018 se lo elevará a $ 10.000,00, hasta diciembre. Para tener más precisión sobre el tema es importante subrayar ciertos datos reveladores, por ejemplo, que el SMVM a junio de 2017 era de $ 8.060,00 y que ese importe fue establecido a partir del 1º de enero de ese año. Este dato permite calcular que en dos años; desde enero de 2017 a diciembre 2018, el SMVM habrá aumentado un 24,06 %, mientras que la inflación sólo en 2017, según el INDEC, ha sido del 24,8 %. Otro apunte para tener en cuenta es que para el año 2017, la actualización del SMVM ha sido de un 9,42 % entre enero y diciembre, lo cual evidentemente ha licuado su valor relativo frente al aumento de precios del 24,8 %. Un aspecto que no se puede soslayar es que se ha extendido el período de actualización del SMVM, pues hasta 2016 se realizaba una vez al año fijando el ajuste en tres etapas, a partir de Julio de 2017, se extendió la actualización a un año y medio, y el monto fijado para cada período fue establecido unilateralmente por el Ministerio de Trabajo luego de la falta de acuerdos entre los representantes de la patronal y los trabajadores en el ámbito del Consejo del SMVM.

Pasando a otro tipo de abordaje sobre esta remuneración de referencia, es importante confrontarla con otras variables que permitan establecer más concretamente, su valor relativo y su evolución a lo largo del tiempo. Si se compara el Salario Mínimo Vital y Móvil de un trabajador sin cargas de familia, con vivienda propia, con el costo de la Canasta Básica Total para un adulto equivalente, surge lo siguiente: a diciembre 2017, un Trabajador que tuviera como ingreso el SMVM percibía $ 8.860,00 y el costo de la CBT para él solamente, era de $ 5.397,23. Esto equivale a la compra de 1,64 CBT, es decir, algo más que una canasta y media. Si ahondamos en las comparaciones, la complejidad crece a partir de que una persona no puede ser pensada individualmente a lo largo de su vida, por lo tanto cuando se analiza el SMVM en un contexto familiar la situación varía sustancialmente. El próximo gráfico compara el SMVM y la CBT a lo largo de los años 2016 y 2017, mostrando los porcentajes de equivalencia de uno respecto de la otra.

RELACIÓN PORCENTUAL DE LA CBT Flia. TIPO 2 Y SMVM – 2016 / 2017

 

FUENTE: INDEC – Condiciones de Vida – Vol 2 Nº 1 e Informe Fiel Valorización CBA y CBT 2015 – 2016

Cuadro 1

El cuadro muestra una línea verde que referenciada sobre el eje vertical izquierdo marca la evolución de la canasta familiar en 2016 y 2017, en ella se puede verificar comparando los extremos entre enero de 2016 y diciembre de 2017 la Canasta Básica Total para una Familia Tipo 2 aumentó un 82,09 %. En tanto la línea azul marca la evolución del Salario Mínimo Vital y Móvil en igual período, de la comparación de los extremos se puede establecer este aumentó un 46,20 %, marcando una clara pérdida de poder adquisitivo del salario. La línea roja por su parte, referenciada en el eje vertical derecho, marca el porcentaje de la canasta que podía adquirirse con un SMVM en los distintos meses; como es evidente esta línea es una especie de serrucho que tiene picos y depresiones, en la cual se puede apreciar que con un SMVM en enero de 2016 se compraba un 66,16 % de la CBT para Flia. T2, mientras que en diciembre de 2017 este porcentaje disminuye a 53,13 %. Sobre el margen derecho se puede ver (en rojo) los datos estimados de enero de 2018 en cuanto al costo de la CBT y el valor fijado para el SMVM a partir de enero de 2018, lo que muestra una recuperación del poder adquisitivo del salario en un 2,88 %. Para avanzar en el análisis, observando más específicamente la traza de la línea roja en el siguiente gráfico se puede determinar los motivos de su irregularidad y la magnitud de los aumentos.

 

Cuadro 2

El gráfico refleja que entre enero de 2016 y enero de 2018 se verifica una tendencia decreciente en el poder adquisitivoo, así lo demuestra la caída de la línea azul que promedia la variable lineal de la relación SMVM y CBT Flia. T 2. En tanto que la línea roja va marcando el porcentual mes a mes, y en ella los saltos que registran los picos más altos se producen cuando se aplican los aumentos de las Resoluciones del SMVM, por ej. Junio y septiembre 2016, julio 2017 o enero de 2018. Claramente en los meses posteriores al aumento se va perdiendo poder adquisitivo, hasta que con un nuevo aumento recupera porcentualidad. Lo evidente también es que en cada aumento recupera menos porcentaje que en el anterior, por ejemplo; con el aumento de enero de 2016 se podía comprar con 1 SMVM, el 66,16 % de la CBT familiar, en julio de 2017 un 58,97 % y en enero de 2018 solo 56,01 %. Esto marca la desvalorización del ingreso salarial, la cual se profundizará este año ya que solo queda una recomposición prevista del 5,26 % que fijará el SMVM en $ 10.000 a partir de julio. Las perspectivas no son satisfactorias, enero ya ha marcado una inflación entre el 1,7 y el 2%.

Resultado: 1 SMVM = ½ CBT Flia T2.

 

Solo apuntes de un recorte de la realidad tan compleja para muchos y tan simple para unos pocos.

 

 

 

 

Modificado por última vez en Viernes, 16 Febrero 2018 20:15

Artículos relacionados (por etiqueta)