Miércoles, 19 Septiembre 2018 16:32

Todos los Álvaros de la Educación Pública

Escrito por Santiago García (*)

Álvaro es otro docente entrerriano que se murió en la ruta. Mientras algunos legisladores que trabajan una vez por mes, cuestionan la Escuela Pública con el único objetivo de avalar el ajuste que se viene, el recorte en Educación, los obreros de la tiza de nuestra provincia dejan su vida, literalmente, en la aventura de ganarse el pan.

Pienso en Miriam que va a dedo a Galarza. En Dani que va a dedo a Islas. Pienso en los accidentes que tuvo Pablo atravesando la Provincia. Pienso en Lola, una docente jubilada que fue a dar clases en moto, caballo, dedo, lo que sea. Pienso en la docente y el ordenanza de Buenos Aires que dejaron la vida en la Escuela Pública. Pienso en los docentes que van a dar clase a los distritos, en los que van de un Departamento a otro. Pienso en todos los docentes que cobran en concepto de traslado menos de lo que les cuesta viajar. Y se las arreglan. Siempre se las arreglan. ¿Hasta cuándo?
Todos los estereotipos

Lo dijeron Cristina y Macri en el Congreso. Lo repiten sus laderos cuando tienen que discutir paritarias. Vamos a repasar la lista:

– Los docentes tienen tres meses de vacaciones.
– Los docentes viven de licencia.
– Los docentes son tres por cada cargo.
– Los docentes trabajan 4 horas por día.

¿Terminaste de leer? Algún docente te habrá enseñado a identificar que EDUCACIÓN PÚBLICA son dos palabras, una aguda y la otra esdrújula. Mientras tanto, no se escucha otra cosa que recorte. Macri suspendió las paritarias con los docentes; Los tres mil jardines bien gracias; la nafta por las nubes y el traslado que paga la Provincia no alcanza para nada; los comedores escolares explotan de gurises que pasan hambre; y sigue la lista. Pero los muchachos van a recortar en Educación. ¿Quiénes le van a poner el pecho a ese ajuste? Los docentes y la comunidad educativa. Las familias que saben lo que representa la Escuela para los chicos. Los funcionarios seguirán ganando fortunas por trabajar un par de horas con el celular. Y el Congreso seguirá declarando de interés cultural el lanzamiento del carozo de la aceituna. Seguirán votando leyes sin haberlas leído, y seguirán copiando de Internet la mayoría de sus intervenciones. Ganan demasiado por lo poco que hacen.

Mañana no hay clases en la Escuela Normal de Gualeguay, entre otras instituciones porque otro docente murió en la ruta. Álvaro era uno de los miles de trabajadores de la educación entrerrianos que atraviesan la Provincia como pueden para sumar las horas necesarias para cobrar un sueldo que sirva para algo. Mientras tanto, el FMI dice que la Educación es un gasto. Alguna vez, tendremos que pagar la deuda interna.

(*) La nota fue publicada en el sitio Gualeguay Hoy

Modificado por última vez en Miércoles, 19 Septiembre 2018 22:38
Más en esta categoría: « El cliente siempre tiene la razón