Jueves, 03 Mayo 2018 23:05

El cliente siempre tiene la razón 

Escrito por Santiago Mac Yntyre

La frase armada se repite casi como un saludo de buenos días: “El cliente siempre tiene la razón”, aunque en función de los hechos pareciera quedar inconclusa. Más que a menudo, el cliente se queda sin poder oír sus razones y sin respuestas a sus problemas.

En la lluviosa tarde de este jueves, un intenso olor a gas se sintió en varias viviendas de barrio Villa Sarmiento de Paraná, al punto que hubo vecinos con dolores de cabeza.

“El cliente siempre tiene la razón”, hasta que tiene un problema o una queja para con el servicio o producto que ha contratado, comprado.

Como siempre, las líneas de atención al cliente, no funcionaron. O, mejor dicho, nadie atendió al cliente. Ni la empresa -Redengas- ni el Estado, a través del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), que también cuenta con un 0800 pero con el que fue imposible la comunicación.

“Emergencia las 24 horas”, se puede leer en el sitio web de la empresa, junto al 0800 al que, en vano, intentaron comunicarse, varios usuarios.

Lo cierto es que las caras sonrientes, desbordantes de alegría, que proliferan en internet cada vez que alguien busca “servicio de atención al cliente” no son tales, no existen. Lo cierto es que detrás de esas líneas telefónicas hay trabajadores hiper precarizados, tercerizados, sin mucho ánimo de recibir quejas que a veces equivocan el destinatario. A veces ni eso; simplemente no hay nadie.

Lo sucedido esta vez con Redengas fue una muestra más de la desprotección de los usuarios; en este caso ante una situación que, afortunadamente, no fue de gravedad. ¿Y si lo hubiera sido? ¿O tendría que haber ocurrido una explosión para que, una vez convertido el hecho en noticia, acudiera algún vocero para tapar la responsabilidad de la empresa o buscar las causas de una tragedia con los hechos consumados?

Hasta que, con el correr de las horas, el olor se disipó, nadie supo bien qué pasaba. Ni se supo después. “Puede ser alta presión”, sugirió un panadero ambulante mientras, bajo la lluvia, intentaba hacerse del sustento diario. 

Fue la única explicación que escucharon los usuarios. De quienes debían dar explicaciones, ni noticias.

“El cliente siempre tiene la razón”, sobre todo cuando paga la boleta, sobre todo cuando paga sin chistar.

Modificado por última vez en Viernes, 04 Mayo 2018 00:20