Estas aqui:Inicio/Otras yerbas/Cultura/Voces que cantan al trabajador del quebracho
Historias nuestras

Voces que cantan al trabajador del quebracho

por  Claudio Puntel Lunes, 28 de Febrero de 2011 08:09
Chimenea de la fábrica de Villa Guillermina. Chimenea de la fábrica de Villa Guillermina.
Villa Ana tiene un poco más de 3.500 habitantes. Casi lo mismo que en 1970, pero a mediados de los cincuenta tenía 9 mil. Está en el norte santafesino y, como los demás pueblos de la zona “quebrachera y montaraz”, ya no es lo que fue. 

Se llevaron el tanino / y el pueblo se fue secando” (Carlos Pino, Entraña de Árbol) protesta un chaqueño nacido en Colonia Baranda. Es que en la antigua zona forestal, la identidad de los pueblos está compuesta de elementos que hoy sólo son memoria. Picada, cachapecero, rollizos, planchada, volteador, obraje, palabras cotidianas cuando la Forestal era dueña de la vida y los sueños de todo el chaco; hoy pertenecen al museo de los oficios. 

La Forestal

Cerca de Empedrado, Corrientes, hacia 1890 se instaló la primera factoría para extraer tanino, el pueblo se llamaba Peguahó y ya no existe. Unos 12 años más tarde apareció La Forestal, surgida de la asociación entre capitales alemanes y franceses. Con la incorporación de capitales británicos, la empresa pasó a llamarse The Forestal, Land, Timber and Railways Co, y comenzó su expansión. Al finalizar la primer década del SXX, contaba con una flota de barcos, cuatro puertos, 300 kms de vías férreas (que luego alcanzaron a 400), seis fábricas de tanino y 5 pueblos forestales (ver Jules Huret, De Buenos Aires al Gran Chaco).    

Van brotando juntos: una fábrica, un pueblo. La planta más grande estaba en Villa Guillermina; pero también hubo en Villa Ana, Las Palmas, Tartagal, Gallareta, Puerto Tirol y además en Galileo y Puerto Casado en Paraguay. Los nuevos y viejos habitantes de los pueblos comenzaron a tener acceso a viviendas, luz eléctrica, servicios sanitarios. Eso en los pueblos, porque en los obrajes la historia fue otra. Superexplotación hubo en la fábrica y en el monte, pero al hachero lo regían leyes feudales. Santafecinos, paraguayos, correntinos, chaqueños, llenaron de sonidos el quebrachal a puro golpes de hacha, sapucays y gritos en guaraní. Mientras, cobraban en fichas y vales; dejaban el jornal en la proveeduría; el sudor en la camisa y la sangre en la tierra.

Posiblemente, el que no llegó a ver la destrucción de todo aquello fue el protagonista de Ajhá Potama (me estoy yendo), el chamamé de Evaristo Fernández Rudaz. A aquel correntino, un amor lo obligó a marcharse en la plenitud de la Forestal. Se cuenta que el entrerriano Fernández Rudaz recorrió los montes de quebracho, conviviendo con los obrajeros. Así tuvo oportunidad de escuchar en la voz de algún hachero el compuesto que decía: “Adios colonia Florencia y los campos de arazá,/ adiós la picada grande que fue che dulce mbotá, /adiós Francisco Lallana y el Partido Radical,/ adiós mis pagos queridos de frondoso carrizal”. El “Pibe Fernández”, como solían llamarlo, recopiló aquellos versos que luego, con métrica modificada, pasaron a formar parte de la recordada canción. En la versión de Rudaz, el obrajero alcanza a despedirse de Luis Bentos, Rogelio Lamazón, el capataz de playa y el sargento Aranda. “Que llore el que me ha querido”, dice a gente de sus afectos y deja abierta la posibilidad de saldar algunas cuentas con quien le haya tenido “antojo”.

 

Busto de Rogelio Lamazón en el cementerio de Villa Guillermina


La caída del quebracho

A mediados del SXX se extraían 400 mil toneladas de quebracho exportado en forma de tanino, que era consumido en Europa para el curtido de cueros. En 1935 ya despuntaba un competidor, la mimosa. Esta acacia que se producía en Sudáfrica demostró ser tan rica en tanino como el quebracho, pero de más fácil producción y más rápido crecimiento.

No fueron únicamente las propiedades de la mimosa las causas de que los ingleses olvidaran al quebracho. También pesaron las condiciones semiesclavas del régimen laboral en Kenya, en Sudáfrica, en Rodhesia... que permitían a los patrones mayor extracción de plusvalía. Además, en el mercado británico, la intervención estatal redujo diez por ciento los impuestos a la importación de tanino de mimosa y a la mitad el costo de su transporte por barco. Pero hubo otro motivo mucho más doloroso para nosotros: la gigantesca reducción de nuestras reservas de quebracho.    

El esplendor de otros días carcomido por el tiempo / se pierde en la lejanía y hay un silencio herrumbrado”, denuncia la polca Los Últimos Obrajes (de Carlos Pino y Roberto Michaut). “Enmudecieron las hachas, el monte ya no da más / el hachero ¿dónde irá con su músculo de acero?”, pregunta Heraclio Pérez (El último Cachapé).

Lo cierto es que en 1949, la Forestal hizo dinamitar su fábrica de Tartagal, luego fueron desmanteladas la de Villa Guillermina (1951), Villa Ana (1957) y así hasta que en 1963 cerró la que quedaba en La Gallareta. Colonia Baranda es “un lugar muy olvidado”, como advierte Carlos Pino, quien también recuerda la vida “del Pedro hachero y de la Juana humilde / sobreviviendo en tierras forestales” (De Santa Fe al Norte).

 

Lo que queda de la Fábrica de Villa Ana.


El último cachapé

Se ha gastado mucha saliva y mucha tinta para decir que la música del litoral es un género pasatista, cargado de pintoresquismos, apenas apropiado para bailar a los saltos. Sin embargo, el manojo de chamamés que cuentan la vida de los pueblos forestales está cargado de denuncias de una realidad social que sigue siendo dolorosa. Deberían ir a cantarle a Sinatra los que no supieron verlo.

Estas canciones llenan de esperanzas la vida del obrero forestal. Con profundo sentido poético se menciona al amanecer, que carga la contradicción de portar en sí mismo una jornada más de trabajo rudo en “un lento asomo de riqueza ajena”, y también la perspectiva de cambiar el porvenir. No hace falta decir cuánto luchó el trabajador quebrachero para conquistar ese porvenir. Sangrientas represiones como la de 1920 en Las Palmas hablan del terror que tenían las clases dominantes al sentido de dignidad de los hombres que explotaban.

Pino recuerda “un relumbrón de Sapucai perdido/ cuando anunciaba el alba la mañana”, mientras al carrero de Heraclio pérez “lucero ose mboivé” (antes que aparezca el lucero), lo “despiertan las estrellas”. Amanecer que en la picada grande de aquél anónimo recopilado por Rudaz fue un “dulce mbotá”, y lo asume como propio en la primera persona del “che”. Una vez más, Heraclio Pérez asume la elegía para memorar “el grito de madrugada, voz varonil del carrero / y el silbido del boyero saludando a la alborada”. Hay en las canciones mencionadas una riqueza imposible de agotar en una nota periodística, vale la pena escucharlas y descubrir cuántas voces hubieron en el canto popular que le pusieron melodía a nuestra historia. Las seguiremos cantando mientras ponemos el cuerpo para transformar la vida, confiados como León Felipe en que “un día cuando el hombre sea libre, la política será una canción”, una dulce canción.

- - - - - - - - - - - -  - - -

En esta nota se mencionan las siguientes canciones: “De Santa Fe al norte”, de Rafael Ielpi y Carlos Pino; “Entraña de árbol”, de Armando Tejada Gomez y Carlos Pino; Carrero cachapecero, de Heraclio Pérez; Los últimos obrajes, de Roberto Michaut y Carlos Pino; Ajhá Potama, de Evaristo Fernández Rudaz; El Cachapecero, de Ramón Ayala y el prólogo que escribió León Felipe al Canto a mí mismo de Whitman, luego parafraseado en el Canto al Sueño Americano de Jaime Dávalos y Eduardo Falú)

Quien tenga interés en profundizar en el tema, puede encontrar más información en:

Película "Quebracho", de Ricardo Wulicher (1973)

Libro "La Forestal, la tragedia del quebracho colorado", de Gastón Gori

Cantata "La Forestal", de Rafael Ielpi y Enrique Llopis, que puede descargarse aquí

acá un compilado de todas las canciones citadas en la nota. 


* Nota y fotos: Claudio Puntel.

Publicado en Río Bravo, el 28 de febrero de 2011.

 

Ultima modificacion el Martes, 01 de Marzo de 2011 06:10

Video relacionado

Comentar con Facebook

Seguínos FaceBook_32x32 Twitter_32x32

Archivo

« Agosto 2014 »
Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31