Sábado, 01 Abril 2017 20:39

El fútbol argentino en crisis y en debate

Escrito por Leandro Gillig

Sanción a Messi, Chiqui Tapia presidente, Bauza en la cuerda floja y una selección que no “juega”. La identidad de nuestro fútbol en debate en el marco de la crisis a la que nos llevaron los representantes del negocio del fútbol. Un análisis para leer este momento más allá de la coyuntura.

Tapia Presidente 

Después de un convulsionado interinato de Luis Segura mas una intervención de la Federación Internacional del Fútbol Asociado (FIFA) que puso al mando a la Comisión Normalizadora, Claudio Chiqui Tapia es el nuevo presidente de AFA. Por 40 votos a favor y 3 en blanco (River, San Lorenzo y Talleres), el presidente de Barracas Central fue elegido en la Asamblea extraordinaria de AFA como presidente de la institución. Comandará la asociación junto a su suegro Hugo Moyano y Daniel Angelici, también aparece en como vicepresidente segundo Guillermo Raed, del Club Mitre de Santiago del Estero, representante de los clubes del interior.

Otros dirigentes importantes son Víctor Blanco de Racing, que queda en el puesto de Secretario General, y Alejandro Nadur de Huracán como tesorero.

Marcelo Tinelli seguirá a cargo de las Selecciones Nacionales y hay un acuerdo para que ocupen puestos de dirección en la futura Superliga.

Si bien la nueva dirigencia llega a AFA con un panorama complicado, se encuentra con una institución un poco más ordenada y con fondos en lo económico luego de negociar los derechos de televisación con Fox-Turner por cinco años. Por el primer año pagarán 4.200 millones de pesos.

La sanción a Messi

En medio de esto pasó una nueva doble fecha de las eliminatorias para el mundial de Rusia 2018, dejando a la selección argentina en zona de repechaje y con Messi, por ahora, afuera cuatro fechas.

Es preocupante la sanción a Messi y no se puede evitar recurrir a comparaciones de hechos similares donde la FIFA no mide con la misma vara, como por ejemplo las tres fechas por el cabezazo de Zidane a Materazzi. 

Podríamos hablar de teorías conspirativas y decir que es una devolución de FIFA para con los dirigentes argentinos por los últimos entredichos con CONMEBOL en la participación de la reforma de los estatutos y elecciones, o podríamos agregar también que FIFA quiere lavarse la cara luego del mamarracho de corrupción en la que se vio involucrada en los últimos años. 

Lo cierto es que pocas veces se lo vio al capitán de la selección con esa actitud, y los motivos pueden ser diversos, tal vez la presión de la gente para que sea “líder”, tal vez su incomodidad dentro de la cancha, su bronca por el funcionamiento del equipo, o todo junto. 

Pero lo más preocupante quizá no sea eso, no es la primera vez que nuestra selección se encuentra en una zona complicada para la clasificación a un mundial.

Lo que más nos desvela es la situación de fragilidad en la que se encuentra el equipo, Principalmente el bajo nivel de juego, la falta de ideas y de estilo que lleva al equipo a una evidente Messi - dependencia que a la vez debería hacernos reflexionar acerca de la identidad de nuestra selección como expresión y reflejo del futbol argentino. 

Bauza subestima a los hinchas 

El técnico argentino, luego del partido ante chile, decidió hablarle a la prensa y subestimar al hincha. Con la idea de ganarse al plantel hizo declaraciones para que los medios hablen de él y no de los jugadores. Un técnico debe ganar a los jugadores e hinchas a partir de conocimientos y de una convicción acerca de cómo jugar, más allá de los “jueguitos” mediáticos.

El entrenador ubicó jugadores en la cancha con una pretensión de juego que no nos queda del todo clara, y lo que se vio es un equipo sin elaboración. 4 delanteros aislados del resto del equipo con 2 mediocampistas como Mascherano y Biglia que, lejos de complementarse, cumplen la misma función.

Tal vez sea esa la falencia actual, no lo sabemos, lo que sí sabemos es que cada vez que a Bauza le preguntan sobre ¿a qué juega la selección?, con un profundo desprecio por el sentimiento y el conocimiento del juego del pueblo futbolero, su respuesta es “la selección juega a ganar”. ¿Hay algún equipo que juegue a perder?

La elaboración de juego no es algo de lo que se pueda prescindir, no es una elección, es una necesidad y un desafío que el futbol nos plantea, más allá de que para algunos esto sea puro lirismo.

Hace poco Diego Latorrem con motivo del empate de Argentina vs Perú ,en su columna en el diario La Nación nos decía; “De mi parte, lamento profundamente que se haya engañado al público haciéndole creer que asociarse y tocar la pelota sea lirismo. Fue una estafa intelectual.”

Todos estamos de acuerdo en que una de las cosas más lindas que tiene el futbol es que el juego en si muchas veces tiene resultados finales difíciles de explicar. Si analizamos un partido solo desde el resultado final estamos desconociendo el análisis del juego en si, por eso al futbol por lo último que se lo analiza es por el resultado: ¿hay alguien que esté en condiciones de decir el resultado final de un partido o de un torneo antes de jugarlo?  De lo que sí se puede hablar es de los caminos que uno va a intentar recorrer para llegar a un resultado, todo lo contrario a lo que hace el técnico de la selección: habla de que va a ganar, pero nunca nos explica cómo. 

Mientras tanto se desestima a los que hablan de circulación del balón, posesión, triangulaciones, estilo, identidad, estos genios de los resultados les dicen: “liristas”, “¿necesitas estilo?, comprate unos zapatos de Ricky Sarkany”.

Lo que deben saber es que si se presentan únicamente como garantes de un resultado y no incluyen otro tipo de análisis, cuando ese resultado no aparece estos entrenadores no dejan ninguna enseñanza y tampoco tienen nada a que aferrarse, son solo un resultado y si ese resultado no está, no son nada. 

Allí es donde aparecen conceptos vacíos de contenido futbolístico como “el equilibrio”.

“Nadie en su sano juicio diría que no pretende el equilibrio, es una palabra con tremendo consenso”, dijo Fernando Pacini en su libro “Retrato de un futbol en crisis”

En frente Brasil

A esto se le suma la comparación inmediata con uno de los rivales históricos de siempre en este continente como es Brasil.

En el caso de Brasil, después de un fugaz paso de Dunga a cargo del equipo y casi el mismo día que Bauza asumió, “Tite” tomó una selección sin brillo que en los puntos estaba afuera del mundial. Y a partir de una reconstrucción meticulosa del juego, recuperar algunos jugadores y establecer pautas claras para el funcionamiento del equipo, aparecieron los resultados. Jugó 8 partidos, gano los 8 con 25 goles a favor, y 2 en contra, dejando al equipo ya clasificado al mundial, el segundo equipo después del organizador Rusia. Paradójicamente el actual técnico de Brasil en ningún momento al asumir dijo ante las cámaras que su equipo juega a ganar, ni que va a salir campeón del mundo.

El tiempo parece darnos una oportunidad más para no arruinarlo todo definitivamente, las preocupaciones sobre la actualidad y el futuro de la selección coincide con un recambio en la dirigencia. Una dirigencia que, claro está, el “futbolero de a pie” no vota y a la cual el “futbol – negocio” nos obliga a mirar con una lupa. Trabajemos y esperemos que esta coyuntura nos ayude para darnos un profundo debate sobre la identidad de nuestro futbol donde participemos todos, dirigentes, jugadores e hinchas. 

Publicado en Río Bravo el 1 de abril de 2017.

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.